Blog de Victoria Diehl. victoria.diehl@gmail.com

Artium: “Basado en hechos reales”

 

 

 

 

Exposición colectiva / Group exhibition: “Basado en hechos reales” / “Based on Real Events”.

Comisario / Curator: Enrique Martínez Goikoetxea.

Fechas / Dates: 2 octubre 2010 – 4 septiembre 2011.

Sede / Place: ARTIUM, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo. Vitoria.

ARTIUM, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz, ofrece una nueva presentación de su colección propia en al exposición Basado en hechos reales. La muestra, integrada por alrededor de 90 obras, muchas de las cuales se exhiben por vez primera, defiende la capacidad narrativa del arte y la voluntad de muchos artistas de superar el nihilismo subyacente en la postmodernidad para recuperar estructuras y lenguajes que les permiten “contar cosas”. Desde el pequeño libro de artista de Alfredo Fermín Cemillán, Mintxo, hasta la gran pintura panoramica de Angel Mateo Charris, Basado en hechos reales pasa imperceptiblemente por diferentes ámbitos, desde la autorreferencia con obras que el público asociará sin duda con la Colección, hasta la revisión de lenguajes históricos en artistas de generaciones recientes. Esta presentación de la Colección ARTIUM está comisariada por su conservador, Enrique Martínez Goikoetxea, y está producida por ARTIUM.
Basado en hechos reales se abre con un libro de artista del alavés Mintxo Cemillán, el objeto en que se condensa toda la potencialidad narrativa del creador y continúa con una auto-alusión a la Colección ARTIUM. Miró (Femme dans la nuit), Joan Ponç (Equilibrio nocturno), Carlos Aires (Sin título, Serie Y fueron felices), Pierre Gonnord (Delfín y Alicia 2) se encuentran en este preámbulo, desde el que el visitante accede a una selección de obras en las que el artista se presenta a sí mismo como parte del acto narrativo: Ana Laura Aláez (Itziar y Ana Laura), Zush (Think o Getsa), Manu Arregui (On My Own). Después el artista analiza, disecciona, documenta el entorno: Isidro Blasco (IB208W 29 S-4), Txomin Badiola (La guerra ha terminado), Wang Qingsong (Poisonous Spider), Dionisio González (Jornalista Roberto Marinho).
La sala se vuelve más oscura cuando la exposición dirige al espectador a una zona más introspectiva, de diseño laberíntico, donde se abordan las zonas de sombra de la mente y la existencia humanas. La religión, la violencia, la sexualidad, la política, se leen en las obras de Regina Galindo (Mientras, ellos siguen libres), Ángel Marcos (Los bienaventurados nº 6), Thomas Ruff (ry18), Marina Vargas (Anunciación), Mikel Eskauriaza (We will all die), Rogelio López Cuenca (Welcome to paradise) o Simeón Sáiz (Civiles croatas asesinados por un comando). A continuación, la exposición plantea relatos más amables, como las fotografías marinas de Montserrat Soto (Sin título. Interior agua) o la video-instalación de Katie Paterson Langjökull, Snefellsjökull, Solheimajökull, e imperceptiblemente se traslada al juego entre la realidad y el artificio que hay en toda narración. Aquí se encuentran las instalaciones de Ulrich Vogl, Fenster/Vitoria, y de Fran Meana, Hacer que las plantas crezcan protegidas por su imagen, dos obras de Victoria Diehl de gran belleza formal pertenecientes a la serie Vida y muerte de las estatuas, y un paisaje irreal de Gert Voor in’t Holt, Our lives.
Hacia el final de la sala, la muestra se abre a los artistas que han retomado la bandera de los lenguajes artísticos, culturales y sociales históricos: una gran pintura de Manu Muniategiandikoetxea (Rotchenko japonesa blanca) que remite al constructivismo, una instalación de Pepo Salazar (Biziak 2) que alude al situacionsmo y al nacimiento del movimiento punk o dos serigrafías del grupo Democracia que rescatan slogans del mayo del 68 pero traducidos al árabe (La libertad debe ser para todos o para nadie y Arriba los de abajo), entre otras.
El trayecto lo cierra una pintura de proporciones panorámicas de Ángel Mateo Charris (Jaulas rotas), una metáfora del camino que queda por delante, que se encara con la mochila de la experiencia y el conocimiento del pasado. Junto a esta obra, varias piezas con soporte tecnológico (Antonio Orts, Flauta de estelas, y Rubén Ramos Balsa, Soplar).

Más información: galería de imágenes, exposición , nota de prensa

basado en hechos reales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s